Beneficios de los huesos para perros

Cuando adoptamos un perro (o cuando ellos nos adoptan a nosotros, como ocurre casi siempre, algo que sabemos bien los amantes de los animales) nos hacemos totalmente responsables de su bienestar. No hay aspecto de su vida por el que no tengamos que preocuparnos: alojamiento, alimentación, enfermedades…

Pero la recompensa es más que gratificante. A nuestro lado tendremos por siempre un amigo fiel, un compañero que nos acompañará en los buenos y en los malos momentos y con quien compartiremos experiencias inolvidables.

Son innumerables los detalles a los que deberemos atender: proporcionarles unas camitas cómodas, unos alimentos saludables, una vacunación periódica que los inmunice frente a virus y bacterias y unos juegos que les permitan divertirse y, a la vez, mantenerse sanos.

Entre estos últimos destacan los huesos para perros. Como ocurre con ciertos juguetes para niños, su función no es solo entretener sino contribuir a un correcto desarrollo, en este caso del animal.

Por qué debe jugar tu perro con huesos

Si jugáramos a uno de esos populares juegos de relacionar conceptos, es casi seguro que un buen número de veces que mencionáramos la palabra “perro” la relación se haría con la palabra “hueso”. Y es que si algo es conocido en la idiosincrasia canina es que los huesos les chiflan y como le hinquen el diente a uno será complicado quitárselo.

El principio de este amor por los huesos hay que encontrarlo en el origen lobuno y salvaje de nuestras queridas mascotas, cuando su instinto los llevaba a cazar a sus presas y rasgarlas a base de mordiscos.

Aunque la alianza entre canes y hombres comenzó hace al menos 40.000 años y su domesticación les mitigó en buena medida ese instinto cazador, los genes de los perros actuales aún tienen ese “recuerdo”, y morder huesos les hacer sentir la intensidad emocional y la catarsis de esos salvajes tiempos primigenios.

Pero no es solo el nivel inconsciente el que hace que nuestros peludos se sientan felices al roer un hueso.

Los beneficios son muchos más.

Beneficios para sus dientes

En la imagen vemos un colmillo canino con sarro y suciedad. Los huesos para perros son ideales para limpiar el exceso de sarro y suciedad que se acumula en sus dientes y encías.

La función de la boca es mucho más decisiva en los perros que en los seres humanos. No debes olvidar que nosotros contamos con nuestras manos para reconocer y manipular el mundo que nos rodea, mientras que los canes carecen de esa cualidad. Los perros utilizan la boca para morder, comer, demostrar su afecto y para prácticamente todas sus relaciones con otros perros, otros animales y personas.

Por este motivo, el cuidado de la boca, especialmente de los dientes y encías, es fundamental para una buena salud de los canes. Una buena dentadura canina es sinónimo de buena salud, mientras que unos dientes en mal estado puede afectar a su salud más que muchas enfermedades o su edad.

Cualquier veterinario te aconsejará que tu perro utilice huesos para fortalecer sus dientes y cuidar su encías. Actualmente, la mayor parte de los perros son alimentados con comida húmeda (acertadamente, ya que cuenta con unos excelentes nutrientes para las mascotas). Sin embargo, este tipo de alimentación tiene un efecto negativo debido a los trozos de comida que se atascan en sus encías o muelas.

Cuando un perro roe un hueso consigue arrancar buena parte de esa suciedad y limpiar su boca. Puede decirse que los huesos para perros cumplen la función de un dentífrico.

Morder huesos es importante durante toda la vida de un perro, aunque si hay una época en la que es fundamental es durante su etapa de cachorro. Es durante los primeros meses de vida del can cuando hay que preocuparse más de que no se forme sarro en sus dientes, de modo que se haga un perro adulto con una dentadura fuerte y saludable.

Por último, la acción de roer un hueso es la mejor prevención del mal aliento en los perros.

Beneficios para su mandíbula

fortalecer mandíbula perros
La fuerza que tiene que ejercer un perro para triturar los huesos hace que su mandíbula esté ejercitada.

Que tu perro tenga una buena mandíbula está directamente relacionado con el punto anterior. Si el can no cuenta con una buena dentadura difícilmente podrá tener una buena potencia de mordida.

Pero incluso contando con unos buenos dientes es necesario que tu amigo peludo entrene su mandíbula, y para eso es fundamental la presión que ejerce sobre los huesos al roerlos o masticarlos. Además, el fortalecimiento de su mandíbula repercute también de una forma muy positiva en los músculos de su cuello y de su espalda, contribuyendo a una mejoría de su estado físico general.

Entretenimiento y concentración

Prueba a ofrecer un buen hueso a tu perro cuando lo veas un pelín nervioso, te sorprenderá ver cómo elige relajarse royéndolo.

Roer y masticar un hueso tiene una función recreativa que entretiene al can, estimula su mente, le ayuda a concentrarse y contribuye a un correcto desarrollo de su conducta.

Los perros solo pueden ser felices si están relajados, si son capaces de encauzar ese exceso de energía que suele caracterizarlos, especialmente cuando son jóvenes.

La acción de morder huesos contribuye a que liberen endorfinas, unas hormonas que se relacionan con la felicidad y el bienestar, reduciendo al mínimo el nivel de estrés de los canes (uno de los grandes problemas de nuestras mascotas, especialmente en las grandes ciudades).

Jugar con huesos también es importante en el desarrollo de las capacidades olfativas y motrices de los canes.

En resumen, la pasión de los perros por los huesos no se debe a un mero capricho. Aunque de un modo inconsciente, los canes saben perfectamente lo beneficiosos que son para su salud física y anímica. Y los perros son terriblemente listos, como todos los amantes de estos peludos compañeros sabemos.

Muchas GRACIAS por confiar en los consejos y recomendaciones que HUESOSPARAPERROS les ofrece para mejorar la salud dental y física de vuestros amigos peludos. Esperamos volveros a ver muy pronto por aquí de nuevo.

¡Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *